Quitando las chirigotas de Ciudadanos en su mitin de L’Hospitalet y el rap de su spot electoral, y anteriormente el concierto de la ANC, lo cierto es que la música en la recta final de la campaña electoral de estas inusuales elecciones autonómicas catalanas, tampoco es que esté teniendo un efecto mass media demoledor. Al menos vistos desde Madrid. Pero tampoco su uso está concebido para llegar a un público, interesado sí, pero no presente. Es decir, las canciones de los mítines políticos está dirigidas primordialmente a los asistentes. De todo ello ya he hablado en este artículo de la revista de la Asociación Española de Comunicación Política, ACOP y son temas de los que también hablamos en el III Encuentro sobre Canciones Políticas .

En líneas generales, en esta campaña hay poca originalidad en el empleo de las músicas con fines electorales, como muy bien detalla el artículo de ElDiario.es

Quizás destaca por un uso más claramente ambiental, es decir dirigido a elevar las emociones de sus mítines, los dos nuevos temas que ha escogido el PSC. Mantienen la estrategia de una canción pop anglosajona para el comienzo y otra para elevar las emociones y sostener los mensajes en el cierre. En este caso, son City of blinidng lights de U2 y con All together now de The Farm, respectivamente.

 

La letra de esta última, expresamente referida a la tragedia de la I Guerra Mundial de 1914, contrasta con el ritmo y las palmas de los candidatos sobre el escenario. Y eso es precisamente lo que me ha provocado para escribir este post. Claro que, como ya dije en su día en ACOP, debemos admitir que la letra no importa si el estribillo se repite varias veces, es sencillo y es positivo. Y esta canción de The Farm lo cumple perfectamente: “venga todos juntos!”.

Me pregunto si al menos el DJ o el que decidiera usar esta canción conocen el sentido de la letra. En caso afirmativo (no hay por qué pensar lo contrario), confirmaría que verdaderamente la letra “importa un bledo”.

Pero veamos algunos detalles interesantes de este uso concreto. Se trata de una canción de 1990, es decir no es fácil que conecte con las gente más joven. The Farm es una banda de Liverpool, de esas que suelen llamarse “one hit wonders”, es decir, que solo han sido conocidos en la historia del pop-rock por ese tema de hace ya 27 años, y reeditado con remezclas hace 13. En realidad estaríamos ante un “one album wonder”, ya que el disco en el que estaba incluida All together now, Spartacus, fue número uno en el Reino Unido ya que contenía un puñado de éxitos. Y la portada apela a un detergente que tiene “más poder”. Por lo tanto, desde el punto de vista del metalenguaje es interesante políticamente y, por ende, también en el trasfondo como canción electoral.

220px-Spartacus_Farm

Además, The Farm destacan por su identidad izquierdista en aquellos años de movimiento anti-thatcheriano, como por ejemplo también el conocido movimiento colectivo Red Wedge, de entre otros, Paul Weller.  En 2012 su líder Peter Hooton fue promotor de los conciertos Justice Collective, que pretendían recaudar fondos para organizaciones benéficas relacionadas con la tragedia del estadio de Hillsborogh. Es decir, se trata de una banda comprometida además en varias causas benéficas. Este hecho asocia intangibles de la comunicación con el candidato político Iceta. Sin embargo, de nuevo, me atrevo a pensar que el 99% del público o de aquellos que fugazmente escuchen en el enlatado de 20” del telediario esta canción y vean a Iceta y los demás candidatos del PSC lo puedan intuir. En este caso, una vez más, hay que concluir que lo esencial se queda y se percibe en los valores musicales y emocionales, aislados de todo este contexto, que desprende All together now al escucharse cerrando un mitin. Quizás si alguien conoce, recuerda o investiga el resto, el impacto en el recuerdo pueda ser mayor. Ese es uno de los valores del uso de las canciones adecuadas en comunicación política.

Anuncios