Querido Futuro,

Es casi media noche y, por fin, está lloviendo. Lo que hasta nuestros días solía ser ‘un día de perros’, estoy seguro que en tu época se considerará un día de fiesta, la celebración de la fecundidad y de la limpieza, pecados incluidos. Tumbado en el sofá, pensaba que si tuviera una chimenea sería un momento ideal para encenderla. Pero en nuestros días el calorcillo lo dan las pantallas por lo que, casi instintivamente, me propuse encontrar algo acogedor que ver. Descarté cualquier serie, esas novelas del siglo XXI, y exploré en ‘música’. Y allí estaba, una apuesta segura de la que ya había oído hablar, por supuesto: el concierto final de la gira iNNOCENCE + eXPERIENCE de U2 en París pospuesto por los atentados de noviembre del 7 de diciembre de 2015 (en movistar+). A veces tu enemigo acérrimo, el Destino, nos depara curiosidades, no lo podrás negar, Futuro.
Te confieso que pienso que U2, como todos los grandes, ya no tendrían que hacer nada más (ni nada menos) que seguir morando en nuestra historia personal, social y… política. Pero en lo musical a veces son tan populares que, cuando los vemos, nos hacen sentir repelús (por ejemplo en esos coleccionables que vende El País, incluido un concierto de la gira anterior 360º, aquí relatado).

cartas-futuras-xiv-u2-live-del-storytelling-al-storydoing-en-la-experiencia-colectiva-del-rock-3-1024x576

Hace poco te escribí, querido Porvenir, acerca del relato de un concierto. Déjame que te recuerde ahora lo esencial: cualquier actuación pública se hace para contar algo. Es decir, uno se dirige a un público con la idea de transmitir un mensaje. David Redoli, el batería y presidente de ACOP, ha dicho que ‘la política es contextual’. Y yo añado: un concierto (cualquier acontecimiento cultural, en realidad) es esencialmente un contexto construido a base de diseño, metáforas y, claro, canciones.

Seguir leyendo…

Anuncios