Querido futuro,

Como ya habrás intuido por mi primera carta, algunos vemos la vida a través del prisma de la cultura, en general, y del pop-rock en particular. Escuchar buenas canciones de Sons of Bill o US Rails al conducir o disfrutar de un buen directo de Joseph Arthur o Marc Ford forman parte denuestra forma de entender el mundo. Como para un niño un balón, y viceversa. Pero lo más interesante es que nos da la oportunidad de conectar casi espiritualmente con los demás, creando un colectivo nuevo.

Por eso hay cosas que nos llaman la atención, e incluso nos inquietan. En esta época de principios del siglo XXI se puede apreciar una creciente banalización de la imagen del pop-rock en los medios de comunicación. Futuro, en un contexto en el que el negocio del fútbol es la referencia intelectual de mucha gente, parece que corremos hacia ti como pollos sin cabeza. Algunos nos esforzamos por leer buenos libros, ver películas inteligentes y escuchar discos redondos, aunque sea en streaming. Nos llaman hipsters, gafapastas, culturetas o, simplemente, pedantes. Vale.

Leer más…

Anuncios