Una mañana más de vacaciones de verano, me he levantado el primero, gracias a haber dormido 8 horas del tirón. Apuesto a que mis pecados y culpas no han sabido seguirme hasta este sur lejano, entre flamenco y llanito. Mientras todos dormían, he comido unos pedazos de melón y he bebido agua fría. Hasta aquí todo lo que he hecho sin gadgets. A continuación he leído mi time line en twitter y he revisado el correo electrónico. Y me he puesto a escribir este post. No había flow en él, así que lo he dejado. Decidí hacer un poco de gimnasia low cost: la app 7 MWC es perfecta para sacarte del letargo del estío. Además me ha valido mis primeras etiquetas: stamina master  (por el entrenamiento más largo) y early bird (por madrugar). ¡Estoy en forma esta mañana!

Me vuelvo a sentar delante de la pantalla y ¡zas!: de pronto todo encaja y el post sale fluido. Me preparo un té verde moruno con hojas de China. Costumbre que adquirí el año pasado en una escapada a Tánger y Asilah. Ahora ya no compro la hierbabuena, la corto de una maceta del porche. Etiqueto y subo a la blogosfera. Qué alivio es publicar. Hay gente que prefiere dejar reposar y leer y revisar varias veces antes de dar por definitivo un texto. Yo soy más impulsivo, debo reconocerlo. Por eso me alivia dejar terminada una idea, una vez revisada mínimamente, e inmediatamente lanzarla a los demás. Ya pienso en la siguiente. A veces las simultaneo, apenas logrando salir del ansia de quedar dar salida a las ideas cuando noto que están ahí.

RobinWilliamsMagnumHa muerto el indomable Robin Williams. Qué gran pérdida, seguramente uno de los mejores actores que se ha colado en el salón de “star” de mi generación, con más carisma y con esa alegre tristeza que todos los opinadores están destacando. Y a la que me sumo sin ambages. Me interesa mucho éticamente la idea de cómo compromete la vida una terrible enfermedad.

Por fin, como zombies, van saliendo de la cama a la luz. Y yo salgo de mi mundo efímero. Y empieza un nuevo día.

Un amigo el oro día buscaba una canción marchosa y veraniega para un video familiar. Le puse The best day of my life de American Authors y no lo dudó ni un segundo. Nosotros la cantamos en el coche desde hace un par de meses. Uo-o-o-oooo-o. Podríamos estarnos así todo el camino. Pero no hay camino largo, solo hay canciones cortas.

Por cierto, American Authors tienen la canción del verano 2014. American Authors, “escritores estadounidenses”, no “autores americanos”, por favor.

Por la tarde, cuando el calor ha remitido algo ya, me voy a correr una hora. Cuesta abajo que luego habrá que volver a subir. Run, run, run. Tengo ya demasiados amigos, cercanos y queridos, que se separan de sus parejas. Pienso que una relación fracasada es un pasado en entredicho, aqunue sea tu pasado, y es una relación con un futuro de baja intensidad si hay hijos. “El pasado que no pasa” (Lluch). El sudor de mi frente escuece en mis ojos. Es curioso que el placer a menudo haga llorar.

Esta noche me acostaré pronto, pues quiero ser el primero en llegar a mis sueños. Bueno, a veces solo con sueño nos hemos de conformar. Pero si llega, quiero estar ahí para verlo. Buenas noches.

Anuncios