Les guste o no, un artista o una banda deben funcionar como una empresa. Tienen un producto y deben colocarlo en el mercado, donde la imagen de marca es esencial. Ayer, Jace Everett no siguió esas reglas fundamentales en su primer concierto en Madrid.

Esto fue lo que pasó. La sala de conciertos del restaurante Hard Rock Café de Madrid es muy pequeña. Llena, calculo que no acoge más de 200 personas. Ayer habría 100. Nada más comenzar a desarrollarse el setlist Everett, acompañado de Dan Cohen, su guitarrista solista, comenzó a poner de manifiesto que no se escuchaba a sí mismo. Objetivamente es de las peores cosas que le pueden suceder a un músico sobre el escenario, puesto que le desconcentra y puede provocar desafinación o descompensaciones con la música.

Sin embargo, el propio Everett no puedo evitar cargarse su propio concierto. Con esto, lo que quiero decir es que se quitó a sí mismo la posibilidad de colocar su producto, su mensaje. Todo artista tiene como objetivo número uno, de acuerdo con este enfoque comunicacional, colocar sus mensajes, sus intangibles. En concreto, debe ocuparse de estos tres aspectos:

  1. Qué tipo de músico/banda es: el estilo musical, si son de primera fila o no, la calidad como músicos, etc. Jace Everett no es de primera fila, pero a priori todos sabemos que vamos a ver a un músico de country rock que tiene ya algunos discos editados y que es especialmente conocido por la canción Bad things de la serie True Blood.
  2. Qué tipo de imagen proyecta desde el escenario y fuera de él. Son más específicamente los intangibles a los que me refería antes. Se le presenta como un antiguo estudioso de las sagradas escrituras que se descarrió. También como un guaperas con una potente voz de barítono… Y el setlist, guión de un concierto, es fundamental para manejar bien el estado de ánimo del público y, por lo tanto, moldear la experiencia colectiva en la que debes colocar el mensaje. Bueno, esto pasó a un segundo plano.
  3. Cómo es la calidad de sus canciones: más allá de la muy conocido Bad Things, ha compuesto un puñado de buenas canciones, como por ejemplo Your Man que interpreta Josh Turner.

 

la fotoTodo ello conforma la reputación del artista. Pues bien, ayer era la primera vez que Everett tocaba en Madrid. Aunque el público no era multitudinario precisamente debes construir tu reputación en cada ciudad con buenos mensajes desde el escenario. Preparar un buen framing.  En el Hard Rock la decisión de mostrar airadamente su enfado por el mal sonido condicionó este objetivo. Toda su propuesta desapareció, mientras culpaba al técnico de sonido. Y el público, inevitablemente, distrajo su atención de las canciones y de su imagen para tratar de averiguar por qué de pronto paraba las canciones, gritaba, acusaba al técnico de haberle cambiado el mix, modificaba la letra para reírse de la situación (o intentarlo), etc.
En suma, no logró colocar sus mensajes simplemente porque renunció a ello, siendo su objetivo principal como empresario autónomo del pop-rock. Aunque tengas razón, no te dejes llevar por el enfado; haz tu trabajo comunicando a tu público lo que eres para que “compren” tu producto (del que vives). Y luego (o durante si paras un momento el setlist) enfádate si quieres con los que no te han dejado hacerlo en las condiciones exigibles. Como él mismo me dijo después: la próxima vez será mejor.

[youtubehttp://www.youtube.com/watch?v=sMPNjPpdjKU]

Anuncios