Hay canciones que inspiran otras canciones. Y muchas veces simplemente por venganza o por la necesidad de restituir la situación que la primera se encargó de “ensuciar”.

Uno de los ejemplos del rock sureño de los 70 en Estados Unidos es “southern man” de Neil Young respecto de “Sweet Home Alabama” de Lynyrd Skynyrd. Un gran éxito, conocido y jaleado por casi todo el mundo, que se enfrenta a otro también mayúsculo. Un diálogo entre canciones enfrentadas que está ahí, como parte de la historia del rock, esperando a que lo descubramos y lo disfrutemos.

En la primera, de Neil Young en 1970 caracterizaba al hombre sureño como un esclavista que aún no ha pagado su deuda. Una letra típicamente Younganiana, como cuando azuza a los colonialistas españoles en su Cortez de Killer. Letras crudas y directas. Y no olvidemos que Young es canadiense.

Pero la cosa no quedaba ahí: si southern man se incluía con gran éxito en las radios americanas, extraído de su disco “After the Goldrush”, el siguiente, “Harvest” de 1972, incluía otra crítica al sur: Alabama. De nuevo, una crítica despiadada al papel del sur en la historia estadounidense.

Si en el rock posterior a los 70 había algún grupo orgullosos de la tierra, esos eran los sureños Lynyrd Skynyrd. Como reacción a los éxitos de Young, crearon en 1974 himno que dice:

Well I heard mister Young sing about her
Well, I heard ole Neil put her down
Well, I hope Neil Young will remember
A Southern man don’t need him around anyhow


Esto es buena muestra de cómo a menudo un cabreo puede dar lugar a una creación feliz que escuchamos tontamente sin reparar en sus cargas de profundidad. Y en la historia del rock hay muchas intra historias ocultas…

Más info:

http://javierlishner.blogspot.com.es/2007/09/en-la-historia-neil-young-vs-lynyrd.html

Anuncios