Sostiene Manrique que las canciones son un “mentira dulce” . Sin duda tiene razón, al menos hasta cruzar fronteras como las de las “canciones políticas” o hasta que el tiempo las convierte en poéticas realidades.

Recientemente esto es lo que ha ocurrido: una canción conocida en el mundo entero desde 1969 ha atravesado la atmósfera y se ha hecho realidad de la forma más maravillosa. Hablo de la canción Space Oddity de David Bowie en la versión del comandante Chris Hadfield de 14 de mayo de 2013.

Screen-Shot-2013-05-13-at-12.09.47-PM

Esta versión no tendría demasiado de particular, musicalmente hablando, a pesar de que el astronauta sea un músico más que aficionado. Sin embargo, hay algo arrebatadoramente poético en ella: la recreación a bordo de la Estación Espacial Internacional (ISS). El Major Tom, reencarnado por el astronauta, es una sublimación de (casi) todo lo que es el plantea que sobrevolaba. Y, paradójicamente, a Bowie gustaba de recurrir a alter egos creativos como Ziggy Stardust, el duque blanco o el propio Major Tom.

El significado social del rock. Gracias a una de estas “mentiras”, a una de estas ficciones musicales de 3 – 4 minutos ha logrado un eco que con el mejor discurso no hubiera obtenido. Este canadiense de 54 años pertenece a la generación que creció con el rock de los 60 y 70, así que la huella del rock la lleva bien impresa. Se trata solo de un hombre flotando “de una forma muy peculiar”, pero que se ha llevado su identidad cultural a esa “lata lejos encima del mundo”. Y, de ese modo, está representando a Occidente, redimido por canciones como la de David Bowie.

 

La ciencia y la ficción. Ambos elementos ya se dieron la mano a través de la referencia a la película de Kubrick ”2001, Odisea en el espacio”, antecedente directo de Space Oddity. Además, el tema de Bowie coincidió en 1969 con el alunizaje del Apollo XI. De ahí a la referencia expresa a Major Tom que contiene la canción de Elton John “Rocketman”. En suma, un bucle de ciencia y ficción. Hoy nos lo devuelve la belleza de un proyecto cooperativa como el de la ISS, que motivó la ligera alteración de la letra, de forma que el Mayor Tom aterrizara felizmente a su regreso.

Lo audiovisual. El primer video musical realizado en el espacio constituye otro de sus grandes atractivos. En la era de lo audiovisual, el poder que ha adquirido la combinación de música e imágenes, junto con la magia de la canción, han popularizado el video por todos los telediarios del mundo, y todos los medios de internet. Incluido este blog, claro. Es la vieja TV compitiendo con la joven internet: otra historia subyacente a este post.

Las redes sociales. El video se difundió por primera vez a través de la red social twitter, en la que @Cmdr_Hadfield tiene un millón de seguidores. Ha sido colgado en otra, YouTube, donde ya tiene más de 14 millones de visitas. Es decir, del espacio a las redes sociales, pasando por la poesía del primer video musical rodado en ingravidez de una canción que empezó siendo una “dulce mentira”.

Anuncios