Lleva ya un tiempo rondándome este post. Tiene muchas cosas interesantes, pero me he decidido al comprobar que a mi amigo Décio le gustan espacialmente los vídeos de esta celebración: los premios Kennedy o los Kennedy Center Honors. Si no dijera nada más se podría llegar a la conclusión de que son unos premios más a los artistas como hay muchos en el mundo del entretenimiento. Sin embargo, hay varios matices que los hacen muy especiales:

Los da el gobierno de Estados Unidos. No voy a decir nada acerca de la posibilidad de que en España esto suceda sin acusar de “subvencionados”, “vendidos” o, más suavemente, “partidistas” a los homenajeados. O de “pelotas”, “arribistas”, etc. al gobierno que homenajea. Rock y política no se llevan muy bien en todas partes, por desgracia. Pero de esto me ocuparé pronto.

Quieren ser como los sirs británicos o los caballeros de la legión francesa. Nada menos. Que yo sepa, no hay distinción estatal más alta que esas dos. Pero se suele dar a personajes poco menos que históricos o que han desarrollado carreras más “clásicas”: políticos, científicos o artistas plásticos. Desde luego, nunca a rockeros con los pelos largos y con pasados turbios.

Barack_Obama_speaks_to_Led_Zeppelin

 

 

 

 

 

Se premia, entre otros, a los grandes del rock. Es decir, el rock and roll merece la distinción y el aplauso anual del gobierno de “la nación más poderosa del mundo” y de su Presidente en persona. A mí este hecho me resulta alucinante, dicho así. Lo demuestra la lista de los rockeros y músicos de soul que hasta 2012 han recibido la distinción:

  •  Led Zeppelin
  •  Paul McCartney
  •  Bruce Springsteen
  •  The Who
  •  Brian Wilson
  •  Tina Turner
  •  Elton John
  •  James Brown
  •  Paul Simon
  •  Aretha Franklin
  •  Diana Ross
  •  Chuck Berry
  •  Stevie Wonder
  •  Bob Dylan

Y la lista continúa. Podría observarse que este elenco de premiados tiene más en cuenta a los rockeros desde mediados de los 90 (coincidiendo con administración Clinton) y especialmente desde 2008, desde The Who, ya con la de Obama: ¿los demócratas son más rockeros? ¿Los republicanos prefieren a los clásicos del rock de los 60?

Se organiza una gala anual en Washington con el Presidente, su esposa, buena parte del gobierno y sus funcionarios (supongo) y los homenajeados. Estos, sentados con sus mejores galas y la medalla multicolor que reciben como distinción, en el teatro de la ópera de la capital política de EEUU, presencian como otros grandes del rock versionean en directo sus canciones. Lo más sobrecogedor es ver las caras que se les quedan a los homenajeados, los gestos que no pueden controlar de emoción antes sus propias canciones interpretadas por otros, otros músicos que son secretos hasta el momento en que el speaker los anuncia ya sobre el escenario.

Pero, por encima de todas estas circunstancias, hay dos hechos fundamentales: por una parte, que grandes artistas del rock hacen un hueco en sus agendas para viajar a Washington y hacer una versión de una canción de otro grande. Es un ejercicio de humildad y respeto del que actúa delante del autor que admira y otro de agradecimiento del que escucha. Es el caso de Eddie Vedder haciendo My city in ruins de Bruce Springsteen en 2010:
https://www.youtube.com/watch?v=3X5-lsycKds

Por otra, es la importancia cultural y política que le concede un gobierno a sus artistas. Es una muestra de orgullo y de reconocimiento públicos. Hay países donde esto simplemente no puede suceder, donde la industria musical se grava con el 21% de IVA, donde se tacha de los de la ceja, o se exige que no tomen partido mientras se hace seguidismo de organizaciones político-religiosas no democráticas e infrarrepresentadas.

La última gala, la número 35, fue en homenaje nada menos que a Led Zeppelin, con lo que representa esa música en la historia del rock, con sus tres miembros vivos presentes y tuvo lugar en el 26 de diciembre de 2012:

  • Presentación de Jack Black,
  • Foo Fighters “Rock and Roll”,
  • Kid Rock “Ramble On”,
  • Lenny Kravitz “Whole Lotta Love”
  • Y Jason Bonham (el hijo del gran batería y difunto John Bonhan), Ann & Nancy Wilson (Heart) con un coro, la inolvidable “Stairway To Heaven”.

https://www.youtube.com/watch?v=rOy5TCB9JMw

Anuncios