La espera

Para el que no lo sienta, es difícil de explicar. Es como si hace 20 años te dicen que tienes un tío en América y que, por fin, tras una larga espera y leer sus cartas día tras día, haces un viaje para conocerlo.

Tom Petty y sus Heartbreakers (TPATH) son leyendas vivas de la música rock americana, quizás a la altura de Bob Dylan o Bruce Springsteen. Mientras que estos han venido a Europa (y a España) con gran asiduidad y son verdaderas “celebridades” (más ellos que su música), TPATH nunca han venido a tocar a España y son menos conocidos. Quizás por eso, pero me juego un café a que llenaría el Palacio de los Deportes tranquilamente.

Tom Petty tiene un repertorio inmenso y una banda gigante, pero en su pasaporte no tiene un sello español. Jamás ha venido a España (a tocar) y hacía 20 años que no venia a España. La espera para conocer al tío Tom ha sido larga.

El repertorio

Antes decía que tiene un muestrario de canciones inmenso. Muchas son suficientemente conocidas en España (Free Fallin’, American Girl o I won’t back down). Su carrera lo es menos, pero baste recordar que ha grabado dos discos históricos con los Travelling Wilburys (George Harrison, Bob Dylan, Roy Orbison y Jeff Lynn, ahí es nada).

En esta gira del último disco, Mojo, viene tocando siempre las mismas canciones, en el mismo orden. (Por cierto, esto da idea de lo enorme que es Bruce Springsteen en directo, que alarga o acorta, que cambia el 60 por ciento del setlist cada noche). Este es el que TPATH interpretó en Ámsterdam y que solo tiene el asterisco en comparación con el del resto Europa:

Listen to Her Heart

You Wreck Me

I Won’t Back Down

Here Comes My Girl

Handle with Care – Traveling Wilburys

Good Enough

Oh Well –Peter Green, Fleetwood Mac

Something Big

Don’t Come Around Here No More

The waiting – con Eddie Vedder*

Free Fallin’

It’s Good To Be King

Something Good Coming

Learning to Fly

Yer So Bad

I Shoulda Known It

Refugee

Runnin’ Down A Dream

ENCORE:

Mary Jane

American Girl – con Eddie Vedder

Un repertorio bien elegido, pues hay temas de los inicios y recientes, éxitos y rarezas, propios y ajenos. Pero destaca el hecho de que en directo, en un escenario de magnífica acústica como el Heineken Music Hall, concebido solo para conciertos, la música adquiría nuevos colores. Podías percibir el sonido de cada instrumento y al tiempo, una banda bien conjuntada. Qué decir de los músicos: Steve Ferrone, Benmont Tench, Scott Thurston, que se lo ha “robado a Jackson Browne” y sobre todo Mike Campbell, de quien dijo que “no serían nada sin él, su socio y co-director” de TPATH.

Los ingredientes estaban ahí antes de que legara esa noche. Por eso cogí un avión y sin pensarlo mucho viajé a Ámsterdam, a encontrarme por fin con este grupo de músicos que tanto he admirado y que forman parte de mis mejores momentos en la vida.

La sorpresa

Cuando termina don´t come round here Tom dice exactamente: “tenemos mucha suerte de conocer algunos grandes músicos y queremos pedirle que por favor saga a cantar con nosotros esta noche. Dad la bienvenida al señor Eddie Vedder”. Y no nos lo podíamos creer. Lo cierto es que una migo iba a ver a Pearl Jam la noche siguiente también en Ámsterdam, así que a mí no me sorprendió (demasiado). Y justo después suena The waiting, que no la tocaba en esta gira, con la inigualable voz solista del líder y alma de Pearl Jam y del sonido Seattle desde los 90.

La sorpresa representa el tributo que los grupos que admiramos del antes llamado grunge rinden a los temas de gente como Tom Petty. Es decir, mientras escuchábamos Ten en 1991, también nos rendíamos a discos enormes como Hard Promises de diez años antes.

Conclusiones

En realidad este pequeño texto no es más que el producto de un friki de este tipo de música y sus interconexiones. Y el hacer cosas extraordinarias para escuchar a tus ídolos y sus canciones que tanto significa en lo personal para mí. Pero si además, te regalan momentos irrepetibles, delicatesen para aficionados, “la espera, que es la parte más difícil”, ha merecido la pena.

Anuncios