Hoy por hoy es muy difícil estar a la altura de 70€. Pero sobre un escenario hay varias vías. Una es la de Coldplay, confeti y ritmo de la noche. Otra es la de golpear al público con innovación y riesgo. Pero para esta alternativa hay que tener un repertorio sólido, ser adorado por fans de la buena música alternativa, ser de Chicago y, por supuesto, querer hacer algo nuevo con los ingredientes de toda la vida. En una palabra, hay que ser Wilco. O Radiohead.

El motivo de su presencia en Madrid (entre otras ciudades españolas, cosa que no sé si sabemos agradecer que una de las bandas más importantes del momento haga mini gira especial en España) es la presentación de su último disco, The whole love. Pero para el que no los conozca quizás se podría resumir como un grupo que combina las melodías de siempre con psicodelia y efectos de sonido, todo ello prácticamente sin estribillos. Es decir, un milagro musical maduro, en una época de samplers y radiofórmulas. Además, tiene a la crítica unánimemente rendida.

Wilco en Madrid, Circo Price (Foto I.Pastor).

 

El sonido del Circo Price acompañó, pero es que estamos ante músicos de otra liga. Tweedy, creativo y líder; Stirratt hace un gran trabajo con el bajo y las voces. Pero qué decir de Nels Cline: ese tío se monta un show él solo, y es uno de los guitarristas con más recursos que he visto en un escenario. Y el resto, también descomunal. Los veo como una PYME, con su organigrama y su papel enfocado a una visión: crear innovando sin olvidar la emoción.

Y por destacar dos momentos del repertorio, me quedo con Impossible Germany (un título muy adecuado en estos tiempos de rescates financieros, que además se completa con “unlikely Japan”, lo que ya es contemporáneo a más no poder) y con Vía Chicago: quién puede cantar sin inmutarse una melodía country mientras atrona la batería y las luces estallan.

En fin, 70 € no es más que dinero y esto no es más que entretenimiento. Pero cuando ambas cosas coinciden en el espacio y en el tiempo y se genera un recuerdo indeleble, uno se mete en la cama más contento.

Anuncios