Llevo trabajando en el Ministerio de Cultura más de 30 años. Allí, en Pekín, antes la revolución cultural nos daba trabajo a todos. Ahora, es la revolución mundial la que no nos deja salir ni a tomar un té rojo a media mañana.

Me refiere a que ahora las estrellas del rock quieren venir a tocar a China. Y claro, son expedientes que hay que estudiar. Y es un trabajo de chinos… la censura será muy dura para el que la sufre, pero da un curro enorme al que la hace.

Me adjudicaron la posible vista de Bob Dylan hace un mes. Y el jefe de área me encargó que estudiara la las letras para ver si había algo que no encajara con la sensibilidad del pueblo. Así que encargué la traducción de su setlist a una asistencia técnica del Ministerio, por 168 mil yuanes (efectivamente, un contrato menor al cuñado del Ministro, que estudió en Hong Kong inglés). Y empecé por blowing in the wind. La ventaja de estar aislado de occidente es que desconoces el impacto cultural que canciones como esta, de casi 40 años, en la gente, en el pueblo (en este caso el occidental).

How many times must a man look up ¿Cuántas veces debe un hombre levantar su cabeza
Before he can see the sky?  para ver el cielo?
Yes, ‘n’ how many ears must one man have ¿cuántos oídos debe un hombre tener
Before he can hear people cry? para oír a la gente llorar?
Yes, ‘n’ how many deaths will it take till he knows  ¿Cuántas muertes hacen falta para que se dé cuenta
That too many people have died?  De que ha muerto demasiada gente?
The answer, my friend, is blowin’ in the wind, La respuesta, amigo mío, está flotando en el aíre,
The answer is blowin’ in the wind. La respuesta está flotando en el aíre.

Hoy, en mi exilio coreano, reflexiono sobre el poder de la música y su poesía. Y sí, se podría decir que la fuerza de una canción no va a cambiar el mundo, aunque su autor jamás lo pretendiera o lo imaginara. Aunque su creador ya no predique con ellas porque, hace mucho que con su sobrero de ala ancha, es una sombra de lo que fue. Pero, sí, la música, que ya no pertenece a su autor, ha hecho que cambie mi mundo por un poco de libertad y un puñado de versos sin censurar.

_____________________

post basado en la noticia del concierto de Bob Dylan en Pekín.

Dylan en Pekín. Sí que se parece a Juanito Valderrama...

Dylan dijo en los 60: “[…] Creo que entre el gran número de criminales que existe, se pueden contar los que vuelven la cara cuando ven el mal y saben que es el mal. Yo no tengo más que veintiún años y sé que se han hecho ya demasiadas guerras; ustedes, los que tienen más, lo deberíais saber mejor aún. Ahora la mejor forma de responder a las preguntas de la canción, es exponerlas.”1

Anuncios