Tengo 3 cuentas de correo electrónico. Una para el trabajo, otra para el resto del mundo. Recibo y mando emails como el primer día allá en 1992, nunca lo olvidaré. SMS de aquí para allá.

Tengo un blog, este blog. Escribo lo que me da la gana, más o menos, para nadie, menos o más.

Tengo perfiles en Facebook con no sé cuántos “amigos”; otro en Twitter, ¡qué ocurrencia! Un pájaro me ha dicho que es dónde hay que estar.

Tengo cuenta en Skype, y en Viber, hablo por la cara. Aunque nunca tengo tiempo para saborear la gratuidad.

Soy cliente Premium de Spotify, ¡qué no falte de nada! Tengo cuenta en MySpace y en You Tube.

Tengo más contraseñas de las que cabalmente puedo recordar, que protegen cuentas en innumerables bases de datos.

Tengo un smart phone HTC, pero eso no es nada raro ya. Quién no tiene uno aunque no use ni el 10%. Se conceta al coche vía Bluetooth, a la red GPRS, hace fotos, videos y hasta se puede llamar por él.

Tengo un ipad, de los que se han vendido más que ordenadores estas navidades. Lo lleno de apps como si fueran amores de juventud.

Tengo 4 ipods, uno para el coche, otro para el gimnasio y otro para viajes. Y otro de primer generación que guardo como herencia para mis hijos. El itunes rebosa con cerca de 4500 canciones, música sin parar para 13 días.

Tengo una TV LCD de 40’ con Internet TV, al que le acabo de conectar un Medio center 4G HD con SincroGuíaTV. La TDT con mucha clase, “57 canales y no ponen nada”, que diría Bruce.

Pero…

Every day is like empty space Cada día es como un espacio vacío
Freedom lied la libertad mintió
It haunts this place vaga por este lugar
Although the signs say less is more aunque todo indica que menos es más,
I still hope for your fair rays of light aún espero tus claros rayos de luz
Upon my door en mi puerta

…necesito tu piel, como siempre.

(lamento no haber encontrado el vídeo de esta preciosa canción)

Anuncios