El pasado mes de mayo, mientras los mercados imponían su ley (que es no tener ley), y los titulares de los diarios goteaban sangre, Justin Currie publicaba su último disco: The Great War.

 

Hay algo mágico en cómo se hacen las canciones del pop-rock. Unos tíos (generalmente solo tíos) se juntan en un estudio y graban cosas, sonidos, versos… y uno de ellos, habitualmente el líder, tiene unas letras escritas en un papelito.

Pasa el tiempo y pierden el control de todo ello, que se transfiere a la gente. Y es ahí donde surge la magia. De los ratos del estudio, a la banda sonora de tu vida. Suena esa canción en los momentos y en los lugares más impredecibles. Precisamente, al final del disco de Currie no se puede expresar mejor.

This album isn’t particularly dedicated; Este disco no está dedicado a nadie especialmente

it just does its thing. Make it yours if you want. Solo cumple su función. Si quieres, hazlo tuyo.

It once was mine but I don’t need it now. En su momento era mío, pero ya no lo necesito.

Así que “lo hago ya mío”, memorizando una letra sin esfuerzo porque me aporta visiones del mundo. En este segundo disco en solitario, desapercibido en su melancolía para el público, hay nuevos elementos para ello. En todo caso, es un disco más alegre y optimista que el anterior. Quizás porque la música es más pop y recuerda a sonidos Del Amitri. Pero las letras profundizan en la oscuridad (to death and disaster i am a slave), donde hoy por hoy es difícil quitarle la razón: “i hate the world they gave me”, una afirmación que va a marcar mucho a muy pocos.

Precisamente “the fight to be human” es la canción clave del disco, continuación de “No, surrender” del disco anterior. Musical y temáticamente. Es un temazo con nulo éxito comercial, qué paradoja. Pero encierra la descripción de los desórdenes de muchos:

I dig into my past now, I dig into my wrist escarbo en mi pasado, escarbo en mi muñeca

To recapture the last time I felt the knife twist para revivir la última vez que sentí la insidia

I kick at the shackles and heave at the chains me sacudo las esposas y lanzo las cadenas

But I am the governor of my empty domains Pero soy el jefe de mis dominios vacíos

I hate the world they gave me Odio el mundo que me han dado

Debt and disease they prey on my mind me agobian las deudas y la enfermedad

And after they leave me I drink ‘til I’m blind y cuando me abandonan me pongo ciego a beber

I once had a refuge in music and wine Una vez me refugiaba en la música y el vino

But now I am deaf to the word on the line Pero ahora no me importan los rumores.

Nada más que añadir. Hazlo tuyo, si eso.

Anuncios