Gonna get back to basics voy a volver a lo esencial

Guess I’ll start it up again supongo que volveré a empezar

Ya nos hemos cansado de halar de la “crisis”. Ese término antes daba miedo, ahora no significa nada. Prefiero pensar que todos empezamos a considerar la posibilidad de hacer lo mismo con menos. O de hacer menos con menos. Queda mejor llamarlo “volver a la esencia” o “volver a empezar”. Desprenderse de lo accesorio y centrarse en lo que nos hace humanos: las emociones. Me recuerda a “Un mundo feliz” de Huxley. En realidad, ¿quién necesita dos móviles?, ¿para qué ir gimnasio pudiendo hacer flexiones en el salón de casa?

No es solo el ahorro de dinero, es que sin ambas cosas pasas más tiempo con los tuyos, y mejor. Por eso pienso que esta hecatombe la han planeado los niños. Los mercados son como niños, o eso dicen los que hablan por la boca todo el tiempo de esto que pasa.

I’m falling from the ceiling caigo desde el techo

You’re falling from the sky tú caes desde el cielo

En mi caso, caer desde el techo es más de lo que hubiera imaginado cuando empezó todo. Pero para ti caer desde el cielo debe de ser toda una experiencia. Hace poco leí que Galileo y otros grandes científicos pudieron demostrar que dos cuerpos que caen desde dos alturas llevan la misma velocidad de caída. Por eso:

All everybody wants to know is todo el mundo quiere saber

when you gonna come down cuándo vas a caer

Pero en el fondo todos estamos cayendo siempre. A veces hacia arriba. Y cada vez que caemos el reloj corre hacia atrás. Tengo la sensación de estar en un deja vu vital, de haber vivido dos veces y estar empezando una tercera. Y esto me hace volver al principio de la canción, una y otra vez.

But we only stay in orbit Pero solo permancemos en órbita

For a moment of time un momento

And then you’re everybody’s satellite y entonces eres el satélite de todo el mundo

I wish that you were mine me encataría que fueras el mío

Así que, ¡volvamos a la esencia! Volvamos a disfrutar de la música o del cine o de las sensaciones de dar un paseo en el parque y todos juntos. Recuperemos el espacio público que nos habían privatizado. ¿Te has fijado en que tu hijo ha aprendido una palabra nueva, en que no le interesa la tele si le haces caso? ¿O en que puedes escuchar a tus amigos, en el solaz de una conversación, sin prisas? Hagamos nuestro lo “nuestro” y dejemos lo accesorio para la próxima vez que volvamos a estar en órbita. Es un momento.

Anuncios