El olor a las primeras praderas segadas y la piel al descubierto me hacen pensar que en primavera la gente intenta ser feliz. A pesar del diferencial con el bono alemán.                    

He aquí una canción nueva, pero de viejo sabor, primaveral y saludable.

Anuncios