Salía un poco agitado de una reunión de trabajo. Aleatorio canciones. Mi ipod es como el bolso de las mujeres: hay un poco de esto, un poco de lo otro, pero siempre encuentro lo que quiero.

Observaba desde la ventanilla del autobús las caras concentradas en las tertulias radiofónicas y en el único momento de intimidad del día (quitando evacuaciones angustiosas) de los conductores. Definitivamente, el atasco cumple una función psicológica: para los tertulianos y para los burgueses.

De pronto, en el coche de al lado suena una canción. De otra manera, jamás la hubieras oído. Pero apagas al periodista – únicos licenciados que no tienen estudios – y te pones a escuchar… vaya, ¿desde cuándo te gusta ESE tipo de música? No podrías reconocerla, pero súbitamente la adoras, como si en toda tu vida no hubieras escuchado otra música, como si la hubieses creado tú.

De pronto descubres que tus dedos tamborilean al ritmo de la canción. Es un momento mágico, irrepetible, pero sobre todo, robado. No es tu música, no es tu coche, es el solaz de otro al que no conoces de nada. Pero te adhieres en solitario, sin quererlo, en silencio. Es como un pensamiento que te cruza la mente cuando hueles su perfume. Como diría Pearl Jam, los pensamientos llegan como las mariposas. Es algo menos estéril que el agua a través de un caño, pero igualmente efímero.

Igual que paró, el nervio del tráfico se agita de nuevo. Y todo se va. Han sido unos instantes que no volverán, jamás. Pero tú te acordarás, siempre. O quizás no, porque en realidad no te importa recordar o poseer esa melodía, solo el momento, haber disfrutado.

El tráfico de hora punta en las ciudades es provocador. Suena tu móvil y otro semáforo te detiene. Pero TÚ YA ERES OTRA PERSONA. No mires atrás.

I used to wake up early solía despertarme pronto

Now it’s hard, hard enough to sleep ahora me cuesta mucho dormir

But life seems neverending la vida parece eterna

When you’re young cuando eres joven 

Y yo, después de verte, también. La única que permanecerá exactamente igual, esperando su siguiente presa, es la canción:

Anuncios