Basado en hechos (in)verosímiles.

El otro día me sucedió algo muy extraño. Llegaba tarde a casa y el garaje acogía ya todos los coches de mis vecinos, motores fríos. Como siempre, después de sacar la llave del contacto sonaba la música aún un poco más, antes de extinguirse. Es el tiempo suficiente para que el sonido se escape hacia la oscuridad y el silencio.

Era una época en la que salía de trabajar tarde y estresado y solo en el coche ponía unas veces In your honour y otras Echoes, silence, patience, and grace de Foo Fighters, siempre  a todo volumen. Me liberaba, me redimía. La música aullaba y me parecá que creaba una burbuja de imaginación. Los riffs sonaban, las ventanillas temblaban y la garganta se desgarraba… En fin, un coche dantesco, supongo.

Pude ver cuando por fin salía de la plaza de garaje, en la zona más alta del techo del parking, a Dave Grohl (líder de los Foo y exbatería de Nirvana) discutiendo con otras sombras. Pude distinguir, entre otros, a Madonna, Baute, Jonas Bros, La Oreja de Amaia, El canto del loco, a los tipos de cantajuegos, en fin, a los cuarenta principales y a cantantes infantiles. El más cachondo, con todo, era Carlinhos Brown, sin autobús. Además por allí andaban un puñado de karajans, luis cobos, y mozarts, así como unos pocos cantautores a los que nadie hacía caso. Los gustos musicales de mis vecinos, huidos en los últimos segundos antes de cerrar sus coches, se reunían como los supervivientes del vuelo 815 en la playa.

Decía que Grohl discutía duramente con los otros. Al parecer los Foo Fighters habían llegado con cierta agresividad a la que no estaban acostumbrados. En este garaje la música que se esfumaba de los coches había creado una sociedad en la que eran mayoría la gente bien y los autores más refinados y populares.

Dave Grohl
Dave Grohl

 

 

 

 

 

 

 

 

Les dejé allí y continué hasta el ascensor, pero me quedé pensando qué pasaría si dijera que no soy como los demás, si dijera que no soy uno más de sus engaños, que ellos son los farsantes, y que nunca me rendiré.

What if I say I’m not like the others?

What if I say I’m not just another one of your plays?

You’re the pretender

What if I say I will never surrender

Anuncios