40 años después allí siguen en la calle de la Abadía, los cuatro de Liverpool, como si el tiempo no hubiera transcurrido:

abbeyroad

John, todo de blanco, hurga en su bolsillo buscando algo. Su mirada, oculta para el espectador, en parte por la melena y la poblada barba, sin embrago no parece buscar nada. Solo espera ganar la acera, pero ya nunca lo conseguirá. Quizás ya le ronde algún verso suelto de Imagine, quizás “imagine there is no heaven”, de un par de años más trade. Tal vez hoy lo pueda decir. Mientras, el mundo (occidental) escucha esta canción anhelando la paz. ¡Qué radicalidad!

Ringo, justo de tras, vestido de negro, siempre me ha caído bien: es el cachondo del grupo, el de las ocurrencias. Probablemente también el de las pesadeces. Dudo mucho que estuviera pensado en su genial Ringo Rama y menos en el tema “never without you”. No creo que supiera que en 2003 dedicaría un temazo con Eric Clapton al amigo de ambos, George Harrison, que cierra el grupo en la foto.

Les sigue Paul. De azul oscuro, despeinado por una ráfaga de viento, igual que la parte de debajo de su chaqueta, con la mirada perdida, un cigarro en la mano derecha (es zurdo) y, sobre todo, descalzo. No creo que se le olvidara ponérselos esa mañana al salir de casa. Los genios tienen esas cosas. Pero me inclino a pensar que se los quitó deliberadamente para la foto. En ese caso, ¿dónde están los zapatos y los calcetines?  Para otros, Paul está muerto (ver en Google, es un tema fascinante).

Por último, George. Serio, vestido con ropa vaquera. Parece, más bien, un miembro (otro más) de los Eagles. En 1969 ya había estado en la India y mantenía una amistad con Eric Clapton. Una amistad tan fuerte que la mujer de George se fue con Eric. Layla y wonderful tonight así lo atestiguan. Y, no sé por qué, creo que George sale tan serio en la foto mirando el infinito porque pensaba que Eric estaba tocándole esa canción a Pattie, entre otras cosas. Something in the air she knows… (¿Qué diría James Taylor?)

Entre tanto, un coche se aleja, pero nunca termina de alejarse. Un escarabajo está aparcado sobre la acera de la izquierda. Es una manera que en Inglaterra es normal (subirse a la acera no estar en el lado contrario, solo), pero reconozcamos que le da un toque más beetle (escarabajo, en inglés) a la foto.

Hay un tipo que desde 1969 no ha dejado de mirar, con curiosidad juiciosa, a los cuatro. Está junto a un coche de la policía, vehículo que parece verificar que los melenudo no van a romper el mobiliario urbano o que los fans no van a cortar la circulación.

El tiempo no ha transcurrido en esa imagen inmortal, pero ese año de 1969 los Beatles ya no existían. Paradojas del rock: su música sigue siendo tan buen disfrute como negocio: remasterizaciones, tazas, juegos de consola… Por último, circunstancia fortuita, los muertos se sitúan en los extremos.

Anuncios