Si pones “Dr. Zoidberg” en Google te saldrán más de 350 mil entradas, casi todas relativas al personaje de Futurama. En la entrada de la Wikipedia dice textualmente: “Zoidberg combina características de varias criaturas marinas, escabulléndose de lado como un cangrejo, expulsando tinta como un pulpo o calamar, y creando perlas en su tracto digestivo como las ostras”.

El jueves 7 de mayo, en la sala La Boite de Madrid, había un cartel doble: Dr. Zoidberg y Checkpoint Charlie. De estos segundos no hablaré mucho porque apenas los conozco, aún, pero lo cierto es que me gustó mucho lo poco que les escuche. Y en su sitio de My Space, se puede comprobar que suenan bien en su encrucijada de U2, Interpol y Glasvegas. ¡Ánimo!

Por su parte, Dr. Zoidberg ofrecieron un recital desenfadado y a veces, serio. Desde luego a ese batería que tienen deberían ponerle un velero en el culo porque no para de moverse por el escenario. Es un espectáculo en sí mismo. Él es el músculo y los dos guitarras el cerebro del grupo. Creo que cualquiera que pudo comprobar que aún les falta oficio y, sobre todo, algo más sutil. Sutil, pero esencial: ideas claras. Todos los grupos que gustan, sin importar ahora el estilo, tienen una idea de sí mismos. Conocen sus virtudes y sus defectos. Explotan las primeras y minimizan los segundos. No se vuelven locos, hacen lo que saben hacer y lo que les distingue de los demás. Zoid debe madurar aún hasta ese punto. Por cierto, ya lo he dicho: mi sugerencia, de Dr. Zoidberg, muy largo y difícil, a Zoid, los Zoids. Pero también cualquiera pudo apreciar que hay material.

En su tracto digestivo, los Zoids han creado tres perlas en bruto: Listen, Telenoticias y Volveré. Algunos comentarios, teniendo en cuenta que en directo, con un sonido no siempre bueno, y con una sola escucha, no siempre uno se forma la mejor idea. Pero se intuye que Listen tiene que tener más recorrido. Es una buena base, pero necesita un sonido más limpio, con un solo más contundente. Habría que pulir las armonías vocales y acentuarlas sobre la armónica de David.

Telenoticias pide a gritos ese salto a una personalidad más definida. El solo de este tema es de lo mejor, pero la voz hay que revisarla, Héctor.

Por último, Volveré, la última canción que tocaron, fue lo mejor de la noche con esos cambios de ritmo tan atractivos. Precisamente su coda me sugirió la idea de meter So lonely de The Police (solo unos segundos), antes de rematar el tema y el concierto, para hacer que el público se meta a fondo con los Zoids.

En fin, ya lo dijeron los Beatles (un ejemplo de personalidad y sencillez, de apostar por lo que sabes que te distingue): el largo y tortuoso camino. Os queda mucho, los comienzos son difíciles. Pero los que queremos pasarlo bien con vuestra música queremos veros en la próxima cita, en junio, a tope!!

(por cierto, el batería es mi primo).

Anuncios