No sé explicar cómo surgió, pero allí estábamos los dos ante el botón del “pause”. Era la época de las cintas y de la imprecisión. Con cuidado, Arturo (su madre es jamaicana y en su casa, la de al lado, se hablaba en inglés) me ayudaba a convertir lo que antes era un canturreo sin importancia en versos: when i look back upon my life, it’s always with a sense of shame… Y desde aquel momento, como el de las “lenguas de fuego” de la historia ficción, las letras ilegibles dejaron de ser borrones negros. Apareció la letra en inglés y para ya no desaparecer jamás. Gracias a Arturo.

 De los PSB ya hablé en un post anterior, gracias a una anécdota sacerdotal. Solo voy a  añadir que recuerdo que mi tío Miguel solía referirse a ellos como los “pechos boys”. Aún me sonrío.

 Más allá del hecho que me hace recordarla, creo que su contenido sigue vigente porque es universal. Y quizás más en una sociedad judeo-cristiana como la española, más que la anglicana. No digo nada nuevo, si afirmo que la culpa, el pecado, vive entre nosotros.

Podría ponerme interesante y señalar que ya Dostoievski, en Crimen y Castigo abordó este asunto. Pero como este es un blog de música pop-rock, quizás me corresponda más fijarme en que los PSB son homosexuales. Y eso, a cualquiera le hace sentirse “culpable” en ciertos entornos sociales, por lo que se nota bastante en las letras del dúo de synth-pop. Algo de eso ya mencioné en Vulnerable.

  At school they taught me how to be En el colegio me enseñaron a ser

So pure in thought and word and deed puro de pensamiento, palabra y obra.

They didn’t quite succeed No lo consiguieron.

For everything I long to do. Todo lo que quiero hacer,

No matter when or where or who no importa cuándo, dónde o con quién,

Has one thing in common, too tiene una cosa en común

It’s a sin Es pecado.

 Esta estrofa recuerda a muchos colegios de curas y monjas. ¿Con qué pesos cargas desde entonces que hacen que “cuando miras hacia atrás en tu vida lo hagas con sensación de culpa”?

“Apredimos más de una canción de tres minutos que todo lo que aprendimos en el colegio” (No surrender, Springsteen).

Anuncios