La última noticia musical asegura que la canción que “más ha sonado en público” en los últimos 75 años en el Reino Unido es a Whiter Shade of Pale, de Procol Harum. A pesar de que empieza con un enigmático “we skipped the light fandango”, es un referente desde 1967 del pop-rock progresivo (se habla de influencias de Bach con ese organillo) que luego otros llevaría al extremo (King Crimsom, Yes, el primer Genesis o Pink Floyd). A mi modo de ver a esta canción le falta emoción e intensidad, por lo que no me extraña que sea la más radiada en tanto tiempo en el Reino Unido. 

La lista de los 10 primeros se completa con los siguientes temas:

Bohemian Rhapsody (Queen) – canción de karaoke para lanzados. Yo mismo, ante el plomizo pero eficaz panorama de perales, mecanos, bosés, victoryanas, conazonespartios, etc, la he cantado. Y después me he quedado pensando que letra y música son mucho más difíciles de lo que el “mama mía” hace pensar. Para empezar, pronúnciese [bojeimian].

All I Have To Do Is Dream, (Everly Brothers) – preferida en la version de Roy Orbison. Así la conocí yo. Nunca soñar fue tan sencillo.

Love Is All Around (Wet Wet Wet) – canción empalagosa donde las haya, que ha triunfado gracias al cine, el grana liado de este género últimamente. Muy simpática la versión cutre de la película de Hugh Grant y Drew Barrymore sobre la vida de un excantante pop de los 80 (¿cuál era el título?)

Everything I Do (Bryan Adams) – durante un tiempo Bryan Adams me molaba mucho. Sus discos Cuts like a Knife, Reckless o Into the Fire los he escuchado mil veces de joven. Ahora es un cantante pop y esta canción (de nuevo de la mano del cine) es de lo más pomposo que hay. Cachonda la versión “rara” en español que dice: “todo lo que hago, lo hago por ti” (el traductor, sabe inglés).

Angels (Robbie Williams) – mi favorita de lo que llevamos de lista. Es lo que es, una balada que no esconce nada. Robbie va de romántico gamberro, pero tiene, en su género buenos temas. La honestidad siempre es positiva.

All Shook Up (Elvis Presley) – ¿quién no conoce a Elvis? ¿A quién no le gusta algo suyo? Ahora, a mí me queda un poco mayor y dejo que aquellos a los que yo admiro lo admiren.

Dancing Queen (ABBA) – Detesto este grupo y esta canción. ¿Una reina bailando? ¿Mocedades nórdicas? Lo siento, no va nada conmigo.

Magic Moments (Perry Como) – no me va nada la paleontología del pop.

White Christmas (Bing Crosby) – una canción de navidad solo tiene sentido menos de un mes al año y como incentivo a las ventas y corazones ñoños. Esta es un clásico de todo esto. Vamos, una ñoñería (¿alguien había escrito esta palabra en Internet antes?)

En suma, son canciones fáciles de poner a todas horas sin propósito alguno. Son canciones agradables a las que no hace falta bajar el volumen antes de que acaben. Imagínate en esta lista cualquier canción del Neil Young de eléctrica distorsión o, incluso, Telegraph Road de Dire Straits, que dura 14 minutos.

El promotor de la idea es PPL, una sociedad de gestión de derechos de emisión pública de música. Vamos, una especie de SGAE británica, lo que inmediatamente aquí hace saltar las sospechas. Así que se trata de una mera campaña de publicidad que hace brotar los debates en blogs bobos como este.

Anuncios